OLAS DE FUEGO ANARANJADAS

¿Sabes que el humo es combustible y todo lo que necesita es una buena mezcla de oxígeno con calor para encenderse?

Pues sí, el humo puede arder. Además es un efecto muy bonito de ver cuando la capa de gases y humos calientes que flotan cerca del techo de un recinto se incendian. Le reconozco incluso cierto efecto hipnótico.

¿Cómo te lo podría describir? ¿Nunca has visto el agua del océano desde el fondo? ¿No te has tumbado en el fondo arenoso del mar y has observado hacia arriba el efecto tan bonito que producen las olas, deslizándose sobre la superficie? Aunque sea en un documental de la 2. Pues es precioso y te lo recomiendo este verano.

Esa combinación del movimiento del agua y el efecto caleidoscópico que producen en la luz solar cuando ésta se filtra a través de la superficie es una de las mejores cosas que pueden verse en esta vida.

Además, si no tienes botella de oxígeno, el tiempo que puedes disfrutar del efecto es limitado, lo que eleva la sensación psicológica de deseabilidad por miedo a perdértelo, reportándole cierta aura de escasez que aumenta su valor.

Pues el efecto del ver el humo ardiendo desde el suelo es similar al de las olas del mar. De hecho este efecto es utilizado en uno de los primero ejercicios que hacemos en la academia para detectar si alguno de los nuevos candidatos es claustrofóbico (miedo a los sitios cerrados) o pirofóbico (miedo al fuego).

El ejercicio consiste en encerrarnos un par de instructores y unos diez candidatos dentro de un contenedor de metal cerrado a cal y canto y todos equipados al completo, con máscaras y botellas de aire.

Ellos se tumban en el suelo mirando hacia el techo. Los instructores nos colocamos uno delante y otro detrás por si hay que sacar de urgencia a alguno de los candidatos.

A continuación hacemos un fuego dentro del recinto y pronto el humo negro y denso se propaga hasta el techo y allí se va acumulando más humo, más gases y más calor hasta que llega un momento en el que uno de los instructores, deja pasar a través de una ventanilla un poco de oxígeno fresco del exterior.

Inmediatamente, la mezcla letal se enriquece y eso provoca el efecto que os estoy contando. Como digo, el humo se incendia empezando por el extremo en el que ha penetrado el oxígeno y ese efecto de olas de fuego anaranjadas, de una belleza maravillosa e indescriptible, recorre la totalidad de la capa de gases flotantes sobre el techo del recinto como una onda que avanza lenta pero inexorablemente hasta que todo ese humo está ardiendo ante tus ojos.

Pues bien, os he contado todo esto porque le tenía echado el ojo a uno de los candidatos. Sabía que tenía miedo a los lugares cerrados y solo me faltaba saber si también le tenía miedo al fuego.

Empezamos el proceso tal y como os he contado. Entramos, se tumban, iniciamos el incendio, se acumulan gases y humos calientes… En este momento no estaba muy cómodo pero aguantaba. Seguimos y dejamos entrar oxígeno, el fuego se prende por un extremo y al cabo de pocos segundos todo el techo estaba en llamas, tan bellas como peligrosas.

Unos ojos a través de la máscara dicen mucho más que las palabras y los del chico  clamaban por salir de allí así que solo tenía que esperar para ver si pedía salir pero ocurrió algo que no esperaba.

El candidato tumbado al lado, disimulada pero decididamente le ofreció su mano y éste la acepto. Era una chica. En ese momento repasé su trayectoria desde que entró hasta este instante. En un par de momentos la vi distraída pero aparte de eso su comportamiento fue impecable.

En caso es que sus guantes de intervención se entrelazaron y juraría que fue aquella fue la primera vez que lo hicieron. Supongo que hubo muchos deseos antes, pero ocurrió allí, delante de mis ojos y el efecto fue anestesiante. El chico se calmó con ayuda de ella y acabó superando la prueba.

Creo que aquel día algo más que el techo se prendió y vaya lugar más extraño para que salte la chispa de amor. El caso es que no volví a ver a esa chica distraída ni tampoco a él nervioso.

¿Sabes que el humo es combustible y todo lo que necesita es una buena mezcla de oxígeno con calor para encenderse? Es parecido al amor.